• Carmen García de Leaniz y Marta Morales, expertas en Inteligencia Emocional, han destacado durante su participación en #Eduemoción2020 la importancia de que los niños tengan un espacio en los colegios para expresar sus emociones tras el confinamiento.
  • También han señalado que el “miedo será uno de los protagonistas” en la vuelta al cole y que habrá que buscar maneras creativas de gestionar las emociones y sentimientos que ha generado la pandemia.

Colegios Zola EmocionesCarmen García de Leaniz (CGL), responsable del programa de Pensamiento Emocional de los Colegios Zola y Directora del Postgrado de Experto en Inteligencia Emocional de la Universidad Internacional de La Rioja, y Marta Morales (MM), una de las responsables del Departamento de Orientación y Pensamiento Emocional de los Colegios Zola, han participado este 8 de junio en el segundo “lunes emocional” de #Eduemoción2020.

Estas dos expertas en Inteligencia Emocional han abordado los retos y dificultades que se ha encontrado la comunidad educativa (docentes, orientadores, equipos directivos, familias y alumnos) a la hora de enfrentar la gestión emocional de la pandemia, así como las competencias emocionales que son necesarias para abordar “la nueva normalidad”.

En esta cuarta edición de Eduemoción, que por primera vez se ha celebrado online debido a la situación actual, estas dos especialistas han conversado en directo a través de la cuenta de Instagram de @colegioszola (pulsa aquí para ver su intervención de manera íntegra).

A continuación, os dejamos algunas de sus reflexiones:

Es necesario afrontar la incertidumbre

  • CGL: “Tenemos que afrontar y gestionar la incertidumbre; no tenemos certezas sobre qué va a pasar ni cómo va ser la nueva normalidad. La primera competencia necesaria es tomar conciencia de esa incertidumbre, pensar en el momento presente y darnos cuenta de qué actitud estamos teniendo ante lo que estamos viviendo: si es una actitud de victimismo o si estoy centrándome en aquello que depende de mí pero sin preocuparme de forma anticipada”:

Gestionar la educación de nuestros hijos fomentando la autonomía y hacerlo con empatía y asertividad

  • CGL: “Muchas familias han tenido que trabajar online y también gestionar la educación de sus hijos. En nuestra labor como padres, queremos que nuestros hijos sean responsables, pero muchos padres hemos caído en tener un rol controlador. Eso hace que hayamos tenido un mayor nivel de estrés, más conflictos con nuestros hijos…”.
  • CGL: “Es importante tomar consciencia de qué nivel de exigencia le estoy pidiendo a mis hijos, si me estoy relacionando con él bajo amenazas… Ese patrón es mejor sustituirlo por un padre o una madre que sea guía o entrenador de su hijo, es decir, que le ayude a tomar consciencia de cuál es su responsabilidad. Tenemos que ser capaces de desarrollar el concepto de autonomía, escucharles, pero también ser firmes con las responsabilidades que tienen y llegar a acuerdos con ellos. Nos cargamos con una mochila que no nos corresponde. No se trata de soltar totalmente, pero tenemos que ser flexibles y, si no cumplen con sus responsabilidades, hay que establecer unas consecuencias”.
  • CGL: “Yo creo que el reto es no caer en el perfeccionismo, en la exigencia a nosotros mismos y a nuestros hijos, y saber escuchar y llegar a acuerdos. Para ellos, es necesario que nos saltemos el control que muchas veces nos imponemos”.

“Es necesario llegar a acuerdos con nuestros hijos”

Bajar el nivel de autoexigencia

  • CGL: “Es muy importante gestionar nuestras expectativas. No podemos pretender que todo siga igual que antes y en el trabajo también debemos bajar el nivel de autoexigencia”.
  • CGL: “Hay que buscar momentos de concentración plena, establecer tramos en los que ayudamos a nuestros hijos pero sin resolvérselo todo y trabajar en equipo con tu pareja o con otras personas que puedan ayudarte, ya sea de forma física u online”.

Mirarnos y cuidarnos como personas

  • CGL: “Tanto familias como profesores y alumnos, si estamos tan sobrecargados con todo ¿dónde quedamos nosotros como personas? Es necesario trabajar la competencia de autocuidado (dedicando tiempo a dormir, descansar, hacer ejercicio físico…). También es importante cuidar esa parte de relaciones sociales con familia y amigos y cuidar la parte mental haciendo paradas para estar en el momento presente, para no olvidar que estamos en una situación diferente para no ser demasiado exigentes y críticos con nosotros mismos”.

“Los docentes que han trabajado para no perder el vínculo emocional con sus alumnos les han hecho un gran regalo”

Trabajo de los docentes y relación con las familias

  • CGL: “Mi admiración y respeto a los docentes porque se han tenido que adaptar a un entorno digital, satisfacer a sus jefes, a los alumnos y familias y luego, muchos de ellos, han tenido que trabajar con sus hijos. Todos aquellos que han trabajado para no perder el vínculo emocional con los alumnos, les han hecho un gran regalo”.
  • MM: “Al principio había que superar los miedos de la clase online, pero luego todos hemos ido aportando, perdiendo miedos y que creo que la respuesta que ha dado los Colegios Zola ha sido muy positiva”.
  • CGL: “Creo que esto nos ha enseñado que es importante que los profesores cuenten con las familias siendo concretos con lo que se espera de nuestros hijos y de nosotros como padres”.

Gestionar las emociones en estos momentos y durante la vuelta al cole

  • CGL: “Otro reto que tendrán que afrontar los profesores es la vuelta al cole. No sabemos cómo volveremos, pero sí sabemos que habrá que guardar medidas de seguridad y utilizar mascarillas. No se podrá abrazar, habrá niños que hayan sufrido pérdidas en sus familias… En esos momentos la creatividad va a ser fundamental y tenemos que buscar maneras creativas para que los niños se sientan cerca de sus compañeros y para que esta situación la perciban no como una amenaza sino como una oportunidad para cuidarnos todos y combatir el virus. Por eso, hay que facilitar y crear espacios para que se puedan sacar las emociones”.
  • MM: “En los Colegios Zola hemos continuado con nuestro programa de Pensamiento Emocional adaptándolo a la situación actual y con acciones específicas para familias, alumnos y personal docente. Como parte de nuestro programa, trabajamos en valores por trimestre, practicamos mindfulness, trabajamos la Inteligencia Emocional de forma transversal en todo lo que hacemos, hemos hecho acciones específicas para familias, webinars, etc. (…) Hemos acompañado a los profesores para ayudarles a manejar situaciones de estrés o ansiedad y lo hemos hecho de forma creativa para adaptarnos a la situación actual”.
  • CGL: “Los niños son nuestro espejo y, si nosotros estamos tranquilos, conscientes y atentos, nuestros hijos también lo estarán. Habrá niños que por pérdidas o por condición especiales tengan mucho miedo. Ahí lo importante es naturalizar ese miedo y ofrecerles recursos y la confianza de los adultos. En la vuelta al cole, el miedo va a ser uno de los protagonistas”.
  • CGL: “Los ojos, los gestos, el tono de la voz son importantes para saber cómo se sienten nuestros alumnos . Los docentes deben buscar nuevas formas de expresar ese cariño para ayudar también a los niños a sentirse cómodos”.

¿Y cómo trabajamos el luto y el duelo?

  • CGL: “Lo primero hay que dejarle espacio, naturalizar lo que ha ocurrido, naturalizar esa tristeza y atesorar todo lo bueno que hubo antes de esa pérdida. Por ejemplo, haciendo un homenaje de todo lo bueno que me aportó, de los momentos bonitos que vivimos. Hablar de todas las fases del duelo y de que se pueden sentir muchas emociones además de tristeza ya es un paso importante. También permitirse llorar, recogerse, sentir y buscar el cariño de los que están aquí y poner en valor todo lo bueno que me dejó esa persona”.